LOS CHAKRAS SECUNDARIOS

LOS 21 CHAKRAS SECUNDARIOS O MENORES

Poseemos siete chakras principales, que se localizan a lo largo de  la columna vertebral y hasta la coronilla.

Pero no son los únicos. Tenemos otros, también muy importantes, llamados secundarios o menores, que ayudan e influyen en el buen funcionamiento de los siete chakras principales.

Nuestro cuerpo energético está recorrido por gran cantidad de canales (nadis) por los que circula la energía sutil. Estos nadis se cruzan unos con otros. Estos puntos de cruce forman  puntos de acupuntura.

También tenemos otros sitios en los que al menos se encuentran y cruzan 7 nadis. Son zonas de gran condensación de energía, y constituyen los 21 CHAKRAS SECUNDARIOS.

Estos se conectan entre ellos y se sienten a 6 cm. de la piel.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

1 y 2: Chakras podales (de los pies)

3 y 4: De las rodillas

5 y 6: Gónadas: Ovarios o testículos

7: Hepático

8: Subesternal

9: Entre los omoplatos

10 y 11: Bazo (anterior y posterior)

12: Timo

13 y 14: Senos

15 y 16: Manos

17 y 18: Articulaciones temporomandibulares

19 y 20: Ojos

21: Alta mayor

1 y 2: Chakras podales o de los pies 

Se localizan en la planta de cada pie. Son los chakras base, los que mantienen “con los pies en la tierra”. Si sobrecargamos nuestros chakras más mentales, nuestros pies estarán fríos y sin energía. Su color es el negro y toda la gama de grises.

Ayudan a devolver la seguridad en sí mismas a las personas, a pisar con firmeza y saber lo que se quiere. Se relacionan con la forma en que nos movemos por la vida.


3 y 4: Chakras de las rodillas

Se ubican en la región poplítea (corvas o zona posterior de las rodillas). Las rodillas son puntos de drenaje de toxinas, tanto físicas como de las que se producen en el procesamiento de cargas psíquicas.

Cargan con el peso físico y con todas las cosas que no toleramos.

Los chakras de pies y rodillas forman una estructura de soporte energético que nos conecta con la tierra.

5 y 6 :Gónadas (Testículos y ovarios)

Estos dos centros se encuentran en los testículos o en los ovarios , y se relacionan con la producción de hormonas (testosterona o estrógenos y progesterona, dependiendo del sexo de la persona).

También se relacionan con la relación que tuvimos de niños con el padre ( relación ubicada en el lado izquierdo) y con la madre (ubicada en el ovario o testículo derecho).

Un desequilibrio en estos chakras puede repercutir en muchas y muy diferentes zonas del cuerpo, pues forman parte de un circuito que regula las hormonas.

Resuenan con el color naranja, el color de Swadhisthana (2º chakra principal).

7: Chakra hepático

Se localiza en la parte derecha del tronco. Buscamos la parte final, el reborde costal derecho, subimos tres cm., y ahí localizamos la entrada a este chakra.

Sabremos que hemos localizado el punto pues se nota una sensación que podría definirse como dolor, dentera, molestia…

Este chakra se  encuentra disfuncional en un gran número de personas, debido a  la mala alimentación, sobrecargas en el plexo solar, ira, resentimiento, sentimientos reprimidos….

Este chakra resuena con el color amarillo citrino, a medio camino entre el amarillo limón del plexo solar y el verde del chakra corazón.

8: Chakra subesternal

Se encuentra en el centro, bajo el  esternón, por debajo del apéndice xifoides. Este lugar que ocupa este chakra secundario es muy importante.

Puede darse una distensión o una contracción de la red de canales energéticos. Si se contrae, la red se cierra y deja de haber intercambio energético.

Si se distiende, la red se vuelve inestable, corre el peligro de romperse, y entonces se producen fugas energéticas.

Los síntomas de  la fuga de energía son angustia, sensación de vacío, sensación de no poder tomar todo el aire necesario.

Este vacío, que se tiende a intentar llenar con comida, bebidas alcohólicas, etc, no se puede llenar de esa manera.

Su color es el verde esmeralda.

Es un punto reflejo del corazón.

9: Entre los omoplatos

Este chakra se ubica a al altura de la 5ª vértebra dorsal, entre los omoplatos, y se conoce como el “Punto de la angustia”.

Esta se produce por pérdidas afectivas, en que la angustia afecta al corazón, afecta el ritmo cardiaco, y la circulación de la energía emocional.

El corazón es un “cerebro” que procesa nuestras emociones. Cuando nuestras emociones se alteran, nuestro corazón también se ve alterado.

Este chakra entre los omoplatos es otro punto reflejo del corazón.

Su color es el amarillo.

10 y 11: Chakra del bazo (anterior y posterior)

Ubicados en el lado izquierdo del cuerpo, uno por la parte anterior y otro por la parte posterior. Este chakra secundario recibe la energía del prana y la transforma para repartirla por los primeros cinco chakras mayores.

Estos dos chakras menores, junto con los dos anteriores, forman un circuito de circulación de energía, que se activa con pensamientos de gratitud.

12: Chakra del timo

Es el chakra del amor universal, de la paz y la compasión.

El desarrollo del sistema inmunitario y del timo participa en el despertar de este chakra, lo que hace que se vuelva más fuerte.

Así como los dos chakras del bazo alimentan los cinco primeros chakras mayores, el chakra del Timo es la puerta de entrada a la cabeza.

Vibra con el color azul turquesa.

13 y 14: Chakras de los senos/de los pulmones

Estos dos chakras secundarios comparten ubicación física con los chakras secundarios de los pulmones.

Representan el órgano de la respiración, del aliento de la vida, y se relacionan con la voluntad de vivir, y con nuestras formas de vida: Respiramos como vivimos.

Los chakras de los senos representan el amor maduro, el amor que se da.

La depresión es un síntoma de estos centros desarmonizados.

15 y 16: Chakras de las manos

Se localizan en el centro de las palmas de las manos, se asocian al color blanco o transparente, ya que son los conductores de la energía Reiki.

Estos dos chakras se relacionan con la creatividad, la autoexpresión y cómo nos conectamos con el mundo.

Transmiten la energía curativa y reciben información del universo.

Son canales de información y de energía, como antenas que proyectan luz, inteligencia y amor.

Se utilizan para enviar energía curativa, limpiar habitaciones, limpiar y/o escasear el aura, cargar energéticamente cristales y objetos, bendecir, proteger y agradecer.

17 y 18: Chakras de las articulaciones temporomandibulares

Estos dos chakras secundarios se localizan en la articulación de la mandíbula, una a cada lado. Representan la articulación de los procesos automáticos con el instinto, la libertad y el libre albedrío.

La ira reprimida, la insatisfacción, el sentimiento de injusticia, los remordimientos, todo esto va a causar desequilibrios en estos dos chakras secundarios.

Un síntoma muy claro de que algo no anda bien en estos chakras es el bruxismo.

19 y 20: Chakras de los ojos

Situados en los ojos, estos chakras se corresponden con la voluntad (izquierdo) y con el amor (derecho). Son como antenas receptoras y emisoras de energía.

21: Chakra Alta Mayor

Es el más desconocido de todos. Se sitúa en la región occipital, y es un centro de conciencia. Desarrollamos este chakra cuando nuestros actos son puros, y la vida es sagrada.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s