Terapias

TERAPIA REIKI:

Una sesión de Reiki puede durar aproximadamente cuarenta y cinco minutos y el paciente permanecerá acostado en una camilla, descalzo y vestido. Durante la sesión se utiliza música suave  y aromas como incienso o esencias (aromaterapia).

Se colocan las manos sobre una serie de ubicaciones en el cuerpo llamados chakras y la Energía Reiki fluye.

Durante un tratamiento, se siente una relajación profunda, una gran sensación de paz. Muchas personas se quedan dormidas, cosa que no influye para nada en el resultado final, algunas siente un cosquilleo, calor o frío en diferentes partes del cuerpo según fluye la energía, otras personas ven colores, experimentan una sensación de “flotar” o sienten emociones que salen a la superficie y otras no sienten nada y no por ello el Reiki no está funcionando.

CRISIS DE SANACION:

A qué llamamos una Crisis de sanación

Muchos pacientes de Reiki tras recibir sus primeras sesiones experimentan unos cambios en su organismo que pueden resultar molestos. Es habitual que en los días siguientes a la sesión la persona pueda tener una sensación de náuseas, irritabilidad, sensibilidad excesiva o que pase una semana enfadado.

Entonces esta persona piensa que el Reiki  no le ha beneficiado, sino que le ha causado trastornos en su persona.

Después de la iniciación o durante un tratamiento de Reiki podemos sufrir lo que se denomina crisis de sanación. Una crisis de sanación ocurre cuando nuestro cuerpo intenta liberar toxinas, un bloqueo energético o emocional.

 

Nuestro organismo se libera de lo que no le sirve básicamente de estas formas:

  • Emocionalmente es muy común experimentar mucha felicidad, ganas de reír, de llorar o incluso síntomas de depresión o todos los síntomas a la vez.
  • La recurrencia de antiguos dolores que suele ocurrir porque no estaba sanada la causa de esas antiguas dolencias.
  • Diarreas y trastornos intestinales. Los miedos y resistencias de nuestro organismo, en muchas ocasiones producen que durante el periodo de purificación o sanación tengamos pequeñas diarreas o trastornos intestinales.
  • Sensación de agotamiento físico. Antes de liberar resistencias mentales, en ocasiones se produce una sensación de agotamiento físico muy grande.
  • Trastornos en el sueño, pesadillas, sueños raros,…
  • Desde la piel en forma de sudoraciones o en ocasiones con picores o sarpullidos.
  • Desde la orina, es posible que notes cambios en el color, el olor y en el volumen de tu orina, esto significa que tu cuerpo está desprendiéndose de toxinas que no necesita.
  • Desde el sistema respiratorio. Es muy común que en procesos de purificación desarrollemos síntomas parecidos a los de la gripe o resfriados. También son muy comunes los dolores y picores de garganta.
  • Dolores de cabeza y vómitos, estos últimos con menor frecuencia.

Si en tu proceso de sanación o durante un tratamiento tienes alguno de estos síntomas, alégrate eso significa que Reiki está funcionando.

Deja un comentario

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s